18
jun 15

FASCITIS PLANTAR

FASCITIS PLANTAR
Extraído del libro “Fisioterapia del aparato locomotor” Eduard Vilar y Sergi Sureda, Ed. Mc Graw-Hill 2005

Se trata de un proceso irritativo, inflamatorio y doloroso de la fascia plantar, generalmente en su zona medial y proximal, aunque también puede existir en la zona central.

IMG_8161
En el tratamiento de fisioterapia, la dificultad real del mismo reside en su diagnóstico, dado que acostumbra a ser un saco sin fondo en el que posiblemente se incluyen afectaciones de la fascia, problemas musculares, alteraciones de la grasa subtalar, o algunas afectaciones neurológicas benignas, que pueden causar una sintomatología variada pero con una localización del dolor común a la fascitis.

Será básico, por tanto, no cerrarse en tratamientos únicos. El que aquí se describirá, será el tratamiento y la sintomatología de la alteración mecánica más frecuente, exclusiva de la fascia plantar. Este tratamiento y valoración es totalmente aplicable al espolón calcáneo, dado que éste es consecuencia del exceso de tracción de la fascia y, por tanto, el dolor viene siempre provocado por la fascitis y no por el espolón (Schepsis y cols., 1991). Un espolón sin exceso de tracción fascial pasaría habitualmente como asintomático. Dufour también asocia el espolón a la hipersolicitación de la musculatura intrínseca plantar, citando diferentes localizaciones según la etiología.

Etiología:
• Por distensión de la fascia. El exceso de pronación anómala de forma reiterativa somete a la fascia a tracciones repetidas de importante magnitud, causando como consecuencia microrrupturas y estados álgicos.
• Por el exceso de tracción sobre la fascia y el déficit de amortiguación que se produce en el cavus, que incrementa los impactos. Esto somete también a la fascia a mecanismos irritativos que, si se mantienen de forma continuada. conllevan esta disfunción. La escasa amortiguación de este tipo de pies contribuye a su irritación.
• Es importante reiterar las múltiples etiologías anteriormente citadas, de las que no se va a hablar en este capítulo.

MUSCULOS Y TENDONES ZONA PLANTAR còpia Clínica:
Pese a ser esta sintomatología la más clásica, será variable según las posibles etiologías anteriormente descritas.
• Dolor de arranque, con disminución del mismo con la posterior actividad y dolor mecánico progresivo al mantenerse la sobrecarga mecánica.
• Dolor central o ligeramente medial en el talón, más frecuente en la fase de apoyo total y contacto de talón de la marcha.
• Dolor a la palpación y en posición de puntillas, ocasionalmente.

Diagnóstico diferencial:
Es importante realizar test o palpaciones diferenciales de otras disfunciones que cursan con características álgicas similares:
• Entesitis del abductor del primer dedo, del flexor corto plantar y del resto de la musculatura intrínseca. En ocasiones existen ambas cosas de forma simultánea y tienen causas comunes con la fascitis. Se debe explorar.
• El atrapamiento de la rama calcánea del nervio tibial posterior puede producir un dolor irradiado hacia esa zona. Se puede explorar mediante el análisis sintomático y el signo de Tinel a la percusión del nervio en eversión de tobillo, que cursa con dolor irradiado y signos neurológicos. También serán necesarios todos los tests de tensión neural de las EEII que descarten síndromes neurológicos benignos.
• El punto gatillo distal del sóleo, el punto gatillo inferior del gastrocnemio interno y el punto gatillo del tibial posterior pueden dar características álgicas similares a la fascitis plantar.
• Afectaciones de la grasa subtalar. Se descartarán mediante una palpación minuciosa de las zonas de dolor, que pueden ser ligeramente diferentes.

file000726037851

OBJETIVOS DEL TRATAMIENTO FISIOTERAPÉUTICO
Lo más importante es el tratamiento de la alteración biomecánica causal.
En caso contrario el resultado del tratamiento será en muchas ocasiones engañoso y con un gran número de recidivas.
• Cavus: estiramiento de la musculatura intrínseca y resto de exploración y tratamiento del cavus, ya visto en ese capítulo. Masaje y técnicas descontracturantes
• Pronado: tratamiento del pie pronado resultante de la exploración
• Movilización general del pie y resto de las EEII según necesidad; muy importante en las articulaciones tarsometatarsianas y subastragalinas.
• Técnicas antiinflamatorias, principalmente en fase aguda, pese a que la fascitis es, con mucha frecuencia, un problema subagudo o crónico.
• Vendaje funcional, principalmente en fases agudas (dado que presenta un riesgo de recidiva en caso de sobreuso). Bien utilizado es de una gran eficacia.
• Ortesis en caso de ser necesaria.

Bibliografía
Extraído del libro “Fisioterapia del aparato locomotor” Eduard Vilar y Sergi Sureda, Ed. Mc Graw-Hill 2005

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.